Posteado por: Lizer | julio 12, 2010

Sin compasión divina

No pudo ser. Un partido tras otro, la selección española de fútbol ha ido pasando eliminatorias y aumentando en las masas, merced al amarilleamiento de la prensa, ese fervor patriótico tan ansiado en las Españas centrípetas.

Me alegro por esos jugadores que además de disfrutar de unas sensaciones, supongo que incomparables, se echan más dinero a la pocha que el que muchos nos echaremos en toda la vida. Por qué no también, por los ciudadanos chinos que regentan bazares, por los norteafricanos,  por los chicos subsaharianos de venta ambulante: han tenido unos días de negocio fetén gracias al patrioterismo de todo a 100. Me alegro también porque ya por fin se reconoce que el fútbol, cuando juega la selección española, es utilizado políticamente, ya no es coto exclusivo, tal como se decía, de las selecciones autonómicas

Pero no me hagan comulgar con ideas y extrapolaciones forofistas. Como aquella que compara el “esfuerzo colectivo”, la “humildad” y “solidaridad” de este grupo de profesionales del fútbol con los valores de la juventud española. O como esa otra que nos viene a decir que todos juntos podemos hacer lo que nos propongamos, verbigracia la unión personal-interautonómica entre esos mismos protagonistas. Conclusión esta última parcial, porque de esa denuncia de desunión nace un dedo acusador hacia las periferias (he aquí un compendio de todo esto).

Personalmente tengo meridianamente claro cuáles habrían sido los adjetivos calificativos si los colores de las banderas o del merchandaising folklórico made in Taiwan  hubieran sido otros, ó los mismos con otra distribución. Qué me hubieran dicho si llevara en el capó de mi coche un fluvi con una estrelada. O en las ventanillas plagadas de banderines cuatribarrados. O me hubiera pasado los días hablando de un pulpo esotérico. Hubiera sido un hortera, está claro. Pero, ¿algo más?

ps: Por cierto, ¿sigue habiendo cuatro millones de parados?

Anuncios

Responses

  1. Ciertamente, las lecturas que se están haciendo del partido jugado ayer nada tienen que ver con lo deportivo. Algunos medios se diría que, en lugar de ver un partido de fútbol, asistieron a la resurrección de don Pelayo. Nunca un balón dio para tanto… desde lo de Zarra. Item más: Vamos a empacharnos del Mundial 2010 hasta la bulimia.
    De todo esto, sin embargo, lo indignante es la escandalosa prima -con fondos públicos- que se van a llevar los señores campeones. Qué cinismo estatal, tras el recorte de sueldos, pensiones, ayudas y diversos retoques, en el futuro inmediato, en los presupuestos destinados a Sanidad, Educación…

    Un saludo.

  2. Espero que la resaca postmundialista termine pronto, no dure mucho más de estos días. Aunque se ha visto que es un buen negocio televisivo asi que…
    Saludos!

  3. Pues no sé, pero he leído que los jerifaltes deportivos tienen in mente la organización de una tournée por las sendas hispanas para mostrar la copa cual reliquia a venerar por la afición.

  4. Oh! Cual contento se pondrá Belloch al conocer ésto. Removería Roma con Santiago para traer tan prestigioso trofeo. Sólo impondrá una condición: encabezar la procesión triunfal con un hisopo en la mano derecha con el que bendecir a los alienados fans con gotitas de agua de la Gloria Nacional.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: