Posteado por: Lizer | junio 30, 2010

Testigo

Este fin de semana, intentando sin éxito (dichosas tormentas) subir al Anayet, he comprobado en primera persona el estado de esta parte de las montañas de la Bal de Tena, casi en la muga con Francia, castigadas con albergar, hasta que el clima lo impida, las pistas de esquí de Formigal.

Sobran comentarios sobre todo lo que se ha dicho de la ampliación de esta estación, “la más grande de España”, como reza orgullosa la publicidad oficial (ande o no ande…); pero no por tener conocimiento de ello me ha impresionado menos lo visto allí: carreteras que ocupan pistas forestales y conducen a explanadas de 3 Ha. asfaltadas (a 1.700 m de altura!), centrales de innivación artificial, grandes almacenes de maquinaria, todo tipo de talabartes metálicos devorando las laderas,… hasta carteles publicitarios de Ibercaja, como si estuviéramos en plena Plaza Europa de Zaragoza.

parking anayet

Aquí los estudios de impacto ambiental han debido ser un simple trámite burocrático, si es que ha habido alguno medianamente serio.

Montañas que valen un mundo (para Ibercaja)

Máquinas contemplando el paisaje

Pasar de la zona de influencia de la estación a la zona “virgen” es como pasar de los restos de una civilización perdida a la grandiosidad de los paisajes pirinencos en sólo unos centenares de metros.

Gleras

Nada nuevo bajo el sol. Pero impresiona verlo como testigo directo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: