Posteado por: Lizer | octubre 9, 2009

Cuánta consideración

Ayer, tras años de falsas promesas, llegó a las Cortes de Aragón la presentación por parte del PSOE de la proposición de Ley de Lenguas de Aragón que pude seguir en diferido a través de Purnas para hacerme una idea meridiana de lo que allí ocurrió.

La cita vino precedida los días anteriores por las proclamas baturristas, bien recogidas en página par y a todo color por el periódico amigo, de los que defienden el chapurriau como denominación a la lengua hablada en La Franja, que hace falta cuajo y tener mucho odio en las venas para defender esto.

De lo transcrito a lo dicho en la Cámara autonómica resaltaré lo acomplejado del discurso del grupo socialista, tanto como su propio proyecto de ley; lo intolerante del de la derecha pseudoaragonesa agrupada en torno a dos partidos con la misma ideología (por llamar de alguna forma a la forma de entender la política de algunos) y con diferentes intereses grupales: los peperos parecían preocupados por mantener a raya electoralmente a UPyD  y los regionalistas intentando contentar a sus reaccionarios comités locales (¿cúantos militantes agruparán?) mientras mantienen calentito el sillón. Por su parte, el diputado Barrena me sorprendió en líneas generales para bien, esperemos que esta vez no cambien de postura a mitad del camino; y Bernal y su CHA, que jamás presentaron un proyecto propio de ley, mostró un discurso excesivamente legalista y, por ende, aburrido, quizás para evitar que lo tacharan de radical a estas alturas de su vida política, lo cual tiene bemoles.

A partir de ahora, con la propuesta de Ley tomada en consideración, a los defensores de una Ley de Lenguas, aunque sea esta, nos queda por seguir tragando mucha bilis por todo lo que vamos a escuchar o a leer a través de los altavoces habituales.

Me queda la duda de si el PSOE cederá al chantaje parista de denominar chapurriau al catalán de Aragón o de dejar que sea cada ayuntamiento el que le dé la denominación. Algo que sería de chiste (de mal gusto). Me queda la duda de si algunos aún pueden recuperar la vergüenza y defender los intereses de los aragoneses sin mirar a otros lados.

De lo que no tengo duda es que un proyecto de ley así no se le puede dar un tono más inocuo. Si así lo hicieran y aprobaran, desearía que Marcel-lí cogiera sus cosas, incluído el recuerdo indeleble de  la traición consumada hacia sus propios orígenes, y se fuera luen, muito luen d’astí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: