Posteado por: Lizer | abril 13, 2009

Malditos técnicos

Eso es lo que deben pensar la mayoría de las clases dirigentes, también allende nuestras humildes fronteras, cuando oyen a los técnicos (y entre en esta definición todo tipo de profesionales especialistas en un campo científico específico) informar, avisar, recomendar ó advertir de los peligros ó riesgos de una determinada situación.

 

Será que sufren mal de altura, debido a la carencia de oxígeno suficiente en la punta más alta de la pirámide gubernamental, creyéndose dotados del poder gracias al cual todo lo sabe y todo lo domina. Será que las boiras existentes de forma casi perenne en esas cumbres borrascosas les impide percibir la realidad tal como nos aparece a los que estamos en estratos inferiores.

Viene esto al caso del terremoto habido en Italia, que se ha cobrado la vida de casi 300 personas, y que fue “pronosticado” por un geólogo al que nadie importante quiso escuchar y al que tildaron de alarmista. Casi un enemigo de la patria.

No sé qué otro interés podría tener este científico avisando del peligro latente si no era el intentar evitar, hasta donde fuera posible, la catástrofe.

Diversos indicios le avalaban (concentracion del gas Radón, pequeños movimientos corticales). No se sabía cuando, obviamente, pero estaba claro que la corteza terrestre iba a crujir en algún momento. Mientras, algunos debieron pensar que un investigador no iba a ser quien osara sacarles de su “cuento de hadas” particular con aventuradas premoniciones. A otra cosa mariposa.

 

En Aragón, donde la sociedad vive desde hace ya unos años en una especie de nirvana inducido por la clase dirigente de forma permanente, también hemos tenido casos desgraciados de este tipo. ¿Se acuerdan ustedes de la riada del camping Las Nieves de Biescas? Sí, ese camping situado de forma escandalosa justo en el cono de deyección de un barranco (el de Arás), el cual, para más inri, se encontraba encauzado, pero sin ningún mantenimiento con lo cual los sucesivos rellanos-piscina, realizados para parar en lo posible la fuerza del agua de escorrentía y controlar su caudal, se encontraban colmatados. Antes de dar el permiso de actividad al camping me temo que alguien con conocimientos hidrogeológicos estudiaría el área de localización. Incluso una observación de la región nos llevaría a pensar que no hay lugar que esté situado a los pies de la desembocadura de una gorga (ver en Google Earth la localización de Olibán, Orós Baxo y Escuer como ejemplos palmarios).

 

El ser humano es inteligente (aunque a veces no lo parezca), observa el comportamiento de la Naturaleza, no se cree superior a ella y recoge conocimientos de generaciones pasadas para prevenir males en el futuro.

 

Nunca nadie situó un asentamiento en dicho cono de deyección. Prefirieron en este caso subirse al Sobremón.

 

Por algo sería.

Anuncios

Responses

  1. […] un ejemplo. Un seísmo de 6,3 grados que en EE.UU. o Japón no hubiera generado tanta destrucción. Hubo voces que alertaron del movimiento telúrico, como hubo voces que avisaron en su momento de lo que podría ocurrir en el camping Las Nieves de […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: