Posteado por: Lizer | septiembre 16, 2008

Ranas, ranetas y culleretas

Ranas, ranillas y renacuajos es el título de un libro dedicado al público infantil escrito por Esther Lozano al rebufo de la organización de la Expo de Zaragoza 2008.

El motivo de escribir aquí sobre este libro, que aún no he ojeado, no pretende ser una crítica al libro en sí mismo, dado que no tengo fundadas razones para hacerlo, y el cual supongo será un gran trabajo de su autora y de su ilustradora.

Más allá de ésto, el origen de la crítica es la entrevista a la escritora que oí este fin de semana en Radio Zaragoza.  Allí pude escuchar como explicaba como uno de los personajes de su libro estaba inspirado en su abuela y con la sana intención de preservar la forma de hablar de los pueblos, ya que en la ciudad se había perdido, había puesto en su boca palabras muy baturras (!) que recuerda ella utiliza. Dió dos ejemplos de las mismas, las cuales, no pude escuchar por un inoportuno ruido, y es por ello que tengo intención de ojear el libro a ver de qué palabras se trata.

Pero bueno, con la asociación ideas de ruralidad, viejas generaciones y baturrismo me hace imaginar de donde proceden esas palabras resistentes al paso de los años, y que ya, poco a poco, incluso en  las áreas alejadas de la cool y castellanizada Zaragoza, dejan lamentablemente de oírse. 

Imaginándome que esos vocablos pertenecen a reminiscencias del aragonés en el habla castellana lo que me pareció no admisible de buen grado es su relación con lo baturro, que en mi opinión tiene connotaciones peyorativas (significado según la RAE), que seguro son fruto de su uso con tono despreciativo, para hacer risas, desde fuera de Aragón. Por ello, y sin ver mala intención en el uso de esa palabra por parte de Esther Lozano, creo que la autora debería estudiar más el tema de la procedencia de esas palabras ó de lo contrario no quedarse en lo superficial, en lo que probablemente haya escuchado toda la vida respecto a ellas (habla mal, catetada, paletada, pueblerino).

Todo ello para, además de contribuir a que los niños escuchen esas palabras, las utilicen con naturalidad y se diviertan con el libro, lograr que ante los padres llegue un mensaje digno hacia la lengua aragonesa. Un pequeño granito de arena con el que podemos contribuir todos.

Noticia en Aragón Digital con la autora en la misma línea argumental.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: