Posteado por: Lizer | mayo 5, 2008

Ley de Lenguas

Siempre prometida y nunca publicada. Ocho años de promesas incumplidas, de esperanzas rotas, de desprecios a sus hablantes, de pérdida casi irreparable de hablantes patrimoniales que han visto que su lengua vehicular era arrinconada al ámbito estrictamente familiar. Ocho años: ¿y cuántos más?.

Nunca es buen momento político. Siempre hay excusas. Veinte veces elaborada Ley de Lenguas dormida en un cajón esperando su ocasión.

Marcelino, presidente de Aragón, aragonés, nacido en Bonansa, educado como catalanoparlante (y castellanoparlante). Su elección supuso para mi, y supongo que para muchos otros ingenuos como yo, una luz en medio del túnel respecto al desarrollo de la Ley de Lenguas, más que nada por dos cuestiones: su procedencia y su promesa electoral. Pues nada de nada. Parece ser que su sensibilidad con esta cuestión es también mínima, o bien ha preferido huir de tensiones en su ya prolongado mandato para mantener plácidamente su liderazgo. A esto sumamos su coalición con el único partido autodenominado nacionalista que gusta por despreciar la cultura propia de su país.

Con ocasión del Diya Nazional d’Aragón, el Sr. Iglesias concedió una entrevista para Radio Zaragoza en la que fue preguntado por este tema: ¿Habrá Ley de Lenguas?. Su respuesta hubiera sido convincente, incluso esperanzadora, si no se considerara de donde venimos. Respondió rotundamente que sí, como promesa electoral que es y por mandato estatutario. Resaltó el esfuerzo didáctico que hay que hacer, más que nada en Zaragoza, para explicar la realidad cultural de Aragón, poniendo como ejemplo que igual que se ha invertido mucho dinero público en diferentes obras culturales a lo largo de la Comunidad hay que hacerlo también con las lenguas.

Personalmente, creo muy necesario, antes de la aprobación (si la hay) de esta Ley una campaña de sensibilización que ponga de manifiesto la realidad trilingüe del país. Que explique el por qué de la necesidad de la Ley. Una campaña de difusión para los que suben a Formigal, ven Foradada por el camino, y esquían por la pista Chinepros o Garmo la Mina (normalmente urbanitas que ven el Pirineo como simple área de recreo, perdonen por la generalización). Que alguien les diga de donde salen esos nombres.

Una campaña de sensibilización al estilo de lo que se ha hecho con la inmigración, con el tranvía de Zaragoza o con el uso de la bicicleta, todas ellas con dinero público. Aunque la mejor campaña sería ver al Presidente aragonés visitando Fraga ó Tamarit y dando su habitual discurso en catalán, con absoluta normalidad. Conseguir dignificar la lengua aragonesa y sentir como propio el catalán hablado por aragoneses en el Aragón Oriental (y no como una intromisión cultural y/o política) es el objetivo. Sin esta campaña la oficialidad de las lenguas quedaría coja. Me cuesta comprender que las personas no sean capaces de comprender estas cosas sin necesidad de medios didácticos, pero así es la cerrazón mental por estos lares.

Si alguna vez esta Ley de Lenguas ve la luz será el momento en que los montañeses den un paso adelante y se atrevan a hablar su lengua en público, vuelvan a enseñársela a sus hijos, rotulen sus negocios en aragonés ó catalán. Los demás, pondremos nuestro granito de arena también.

Y la duda: en el caso que la Ley salga adelante, será una ley de co-oficialidad de aragonés y castellano ó será de mínimos. Parece ser que la cosa estará mucho más cercana a lo segundo que a lo primero. ¿Para este viaje hacen falta tantas alforjas?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: