Posteado por: Lizer | abril 27, 2008

Del Trasvase a Barcelona y sus efectos

Me había negado a mi mismo a escribir sobre este tema dada la saturación que sufrí durante la pasada campaña electoral en la que se tocaron pocos temas interesantes para Aragón y se habló mucho (y hueco) del tema trasvase.

En cambio, la noticia por la cual los regantes del Ebro callan ante el trasvase a cambio de acelerar las obras hidraúlicas (Heraldo, pag. 2, día 26/04/08 ) me obliga a no quedarme callado.

El asunto venía oliendo mal, a apaño político, dadas las formas en que se llevó a cabo el acuerdo de Trasvase a Barcelona: de espaldas al resto de CC.AA. de la cuenca, de forma bilateral Estado – Catalunya, en absoluto secreto y revelando la emergencia de abastecimiento justo después de la formación del nuevo gobierno, casualmente, siendo que hasta entonces nada se sabía de ella. La tibia postura oficial de DGA y la petición de contraprestaciones geniales por parte de su vicepresidente Biel, anunciaban la anuencia de éstos al trasvase, aún antes de esperar el famoso dictamen jurídico en el que se apoyaban para no manifestarse en contra del proyecto, por intereses partidistas (PSOE) ó por mantener su lujoso sillón (PAR).

El tema es complicado en cuanto a las formas en que se presentó: una cesión de aguas para dar de beber al área metropolitana de Barcelona, de forma puntual y sin arrancar una gota de agua más de las ya concesionadas. Un trasvase presentado con mucho azúcar glas y con cara de bueno, para dar pena.

Mi primera posición, tirando hacia la abstención si era verdad todas las condiciones que he planteado en el párrafo anterior, ha ido variando poco a poco viendo los acontecimientos y la existencia de alternativas hacia una posición contraria.

Lo que no es de recibo, y no hay quien se lo crea, es que nos digan nuestros próceres que no nos afecta en nada, que se pasen el utilísimo y superconsensuado Estatuto de Autonomía recién aprobado por el forro, y luego vengan exigiendo tibiamente contraprestaciones en boca de J.A. Biel. ¿Si hay contraprestaciones es porque hay un perjuicio no?. Bueno, pues las contraprestaciones para los regantes y pantanos ya las tenemos sobre la mesa: a cambio del silencio del colectivo agrario, que hace poco decía no tener agua para regar, hay un compromiso por parte del Estado de acelerar las obras hidraúlicas en las que por supuesto incluimos los pantanos, claro.

Además, los regantes, en una muestra de solidaridad con los barceloneses y ciudadanos del Delta y sobre todo con sus propios intereses gremiales, van a aplicar unas medidas de ahorro de agua para impedir la destrucción del Delta. Y estas medidas de ahorro, ¿por qué no las tomaron cuando dijeron que no había agua para regar?. Y por otro lado, si no se iba a extraer más agua del Ebro ¿por qué aplicar medidas de ahorro para salvaguardar el Delta? Si todo se queda como está, no debería haber mayor problema, no?…

Para terminar, a los regantes se les ve muy sensibilizados con el Delta… ¿están tan implicados con el Pirineo? Desde luego que no, tan amigos que son (ellos y la mayoría de políticos del país) de hormigonar valles y empantanarlos, destruir cauces y vidas, recuerdos y paisajes.

Sólo me queda una duda: los ideólogos de la Nueva Cultura del Agua se han manifestado a favor de este trasvase. ¿Continuarán desanudando el nudo de la tubería si este trasvase significara la inundación de más valles pirenaicos en pos de un mayor consumo del líquido elemento?.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: